Categorías
Artículos

La Barbacoa de Greta

Amici, camerati, compagni:

Se nos ha ido un grande de verdad, Georgie Dann, Rey del Chiringuito, que llegó a inspirar en cuanto a sus aficiones y alegría dicharachera al Rey Emérito del Chiringuito Hispánico y su momento de chocheo borbónico -lo de chocheo va con segundas corinnescas-.

Tanto a Juancar -Juanito para el Caudillo-, como a Georgie, las mujeres, la alegría y el vino les ponían. En un caso, se lo tuvo que trabajar con talento, esfuerzo y profesionalidad: Georgie, estudió nueve años en el Conservatorio de París, y se convirtió en un experto clarinetista, tocaba también el saxo y el acordeón y era diplomado en magisterio.

Georgie y el chiringuito de lo  “políticamente correcto”

Os imagináis que alguien llegara hoy a lo más alto del “hit parade”, con una canción que dijera en su letra “Cachete, pechito y ombligo” sin que nadie le acusara de cosificar a la mujer?. Sin duda, hoy la ofendiditisrampante cargaría contra algunas de sus letras, que harían que twitter refunfuñara ante frases tan inocentes como “Mami, el negro está rabioso, quiere bailar conmigo”. O esta que dice: “La vecina que es muy mona/Toma el sol en la tumbona/Yo le saco algo sencillo/Pero quiere el solomillo/Que le gusta mucho más”

Lo anterior conllevaría denuncia asegurada de la Fiscalía Anti-todo, vamos, de nuestra Susana Gisbert y Grifo, órgano e instrumento atascado de tantas y tantas denuncias que pone ante la más mínima disidencia que no le vaya bien al discurso de lo “políticamente abyecto”, o del solo podemos odiar “nosotras y nosotres”, eso sí, si nos los subvencionáis para que podamos vivir del “chiringuito feminista talibán”.

Georgie fue un adelantado, un influencer que se dice ahora, mirad si no:

Las chicas en verano/
No guisan ni cocinan/
Se ponen como locas/
Si prueban mi sardina”

Moni con Susi, encantadas de hacerse propaganda la una a la otra y la otra a la una.

Tal vez, solo tal vez, si el Ministerio del Miedo y las distintas “unidades panzer de igualdad, protección y crianza de menas” estuvieran más atentos a su faena, Alex, el niño de Lardero viviría y no habría sido estrangulado gracias a la incompetencia de los “buenistas”, redentoristas de todo tipo de perversiones.

Porque la clara simpatía que se tiene desde el Gobierno y sus satélites por la perversión sexual viene, naturalmente, de la necesidad de hacer pasar por normal cualquier tipo de desviación, en aras de sentirse “protegido” por el Estado, ya que, a fin de cuentas, todos, todas y todes tienen “derecho a vivir su sexualidad” y a promover el “nuevo Evangelio” del amor pansexual.

El tu-ru-rú, la culpa la tienes tú, de la burra de la tía Vina Gre-ta Thurnberg

(Esto viene de una canción popular, interpretada en los 60 por los Pekenikes)

La cosa va por la tía vinagre de nuestros días, la Greta sin los Garbo.

Como las desgracias nunca vienen solas, a costa del contribuyente, y con gran profusión de “jets”, cochazos blindados y lamedores de culos profesionales -es decir, periodistas y periodistos-, se ha asistido a la enésima cumbre de lucha contra el cambio climático que, como sabéis, es el nuevo Armaggedon, el Apocalipsis, el fin del mundo de los política y “sorosianamente” correcto. Porque, camaradas, debéis saber que si os quedáis sin la videoconsola-V-2, el drone-Stuka, el AK-47, el uniforme de General SS o cualquier otro regalito propio del “Black Friday”, la culpa es vuestra, por fachas, heteropatriarcales, machistas y especistas, por no respetar el planeta, que os habéis puesto a consumir como posesos y ahora todo está atascado en los Almacenes Bezos.

Menos mal que Greta, que está que se sale, les ha salido rebeldona, como adolescente que es, y al no haber recibido sus regalitos pre-navideños se ha puesto hecha una furia

y ha mandado a tomar por culo -literal-, a toda la cohorte sorosiana, que ha sacado enseguida a otra “niña prodigio climática”, Xiye Bastida,

que es mucho más mona que Greta, tiene la lucha ambientalista en la sangre. Sus padres, Mindahi y Geraldine (él, de la comunidad otomí-tolteca; ella, chilena) también son activistas ambientales y por experiencia propia (¿) saben las consecuencias del calentamiento global. Bastida, de 19 años, intervino este jueves en la Cumbre de Líderes sobre el Clima, a la que convocó el presidente estadounidense Joe Biden,

que se durmió, como siempre, y habló fuerte y claro. Dijo que «la crisis climática es resultado de haber perpetuado los sistemas de colonialismo, opresión, capitalismo y soluciones orientadas al mercado» y acusó directamente a los líderes que participaron virtualmente en el evento de ser parte «del norte, que históricamente perpetuó estos sistemas [de opresión]».

Vamos, que está pidiendo un cargo a gritos. Venga, darle “argo” a la chiquilla, que es mona y necesita mucha ropita sostenible.

Acabamos ya. Como seguramente alguien acuñará enseguida el concepto de “antifascismo ambiental” o “antifascismo climático” y montará congresos, jornadas, cátedras y ministerios varios, os ponemos alguna imagen del pasado, donde se muestra que, nación y naturaleza siempre ha sido considerado por nosotros, la gente de bien, un lugar donde se respira Patria y camaradería.

Porque nosotros, los patriotas, sabemos querer, amar, a la Naturaleza y a la familia, a los valores, a la gente y a la vida digna de ser vivida.

Me despido con el “Montañas nevadas” y “Margarita se llama mi amor”. Porque sí, porque os lo merecéis, y porque hemos vivido en nuestras vidas “el rosa y el amarillo”, y no el negro de la tristeza climática y el “verde” de la envidia y la amargura.

Vuestro Otto.