Categorías
Artículos

Conoce a tu enemigo (I): el antifa

Camaradas, amigos, salute:

Hoy comenzamos una serie de artículos que pretenden instruir deleitando.

Muchas veces os habréis preguntado si sois fascistas -vulgarmente conocidos por los “rogelios” como “fachas”, es decir gente como estos tipos:

Naturalmente, os reconocéis como tales, bien os llaméis “nacionales”, “patriotas”, “nacional-sindicalistas” o simplemente “gente sana” que se lava, trabaja, paga impuestos -qué remedio-, e intenta que sus hijos hagan lo mismo. Pero, ¿realmente os habéis preguntado quienes son los sedicentes “antifas”?, ¿son los “rojos” de toda la vida?, ¿tal vez los “progres”?. Pues os decimos que sí y no al mismo tiempo.

Voy a mi particular tipología:

  1. El rojo-rojo
  2. El progre-millonario
  3. El “antifa”.

I.El “rojo-rojo” de toda la vida:

El de verdad tiene unos antecedentes “callejeros”, “uniformados” y, naturalmente, violentos. Y, paradójicamente, de orden:

Las fotos son de mediados de la década de los 20, del siglo pasado, claro. Son comunistas alemanes. Y esto es lo que estaba pasando al mismo tiempo en Italia, 1922, la Marcha sobre Roma :

Una canción para ambientarlo: “All armi, siamo fascisti”:

El rojo-rojo no huye de la “dialéctica de los puños y las pistolas”, ni del combate en las calles. Ni del orden, ni de la estructura disciplinada.  Esta especie está prácticamente desaparecida, al igual que la clase obrera que ha perdido su noción de “clase”. Al mismo tiempo que la idea de pertenecer a una Patria, equivocándose de medio a medio con esta sofisma marxista:

Que fue contestada brillantemente por uno de nuestros primeros caídos:

El olvido de la Patria es una pérdida que los medios masivos de masa -valga la cacofonía-, intentan remediar con los montajes del mundo Matrix, mezclando la ñoñería sentimentaloide con la ideología de la sopa boba y de laguerra civil entre sexos.

Y este es un elemento clave, diferencial, entre el marxismo internacionalista, el feminismo, el pacifismo y el ecoveganismo, etc.: el hecho de la defensa de la identidad nacional: la tercera posición, en inglés, porque es un movimiento global: la “third position”, que es una forma moderna de hablar del fascismo, sin decirlo, porque viene “youtube”, “Facebook”, “twitter” y demás medios del sionismo digital y nos censuran.

En principio, la idea es que todo el mundo encuentre un lugar para luchar como guerrilleros en las calles de todo el mundo.

Como nos dice “Pepe the frog”: tómate la píldora roja hoy y afronta la realidad.

Y lucha contra ella si no te gusta.

II. El progre-millonario (o mid-class)

Se llevó mucho en la Transición -también llamada la Gran Traición- y se colocaron toditos-todos:

El progre siempre está en posesión de la verdad absoluta. Si no piensas como él, no eres de los suyos. Y eso significa que eres un reaccionario, un facha, un ultraderechista, un fascista, un esbirro del imperialismo yanqui, un tonto de los cojones, un hijo de puta, un asesino y un cerdo capitalista, aunque no llegues ni a mediados de mes. Ya lo anunció Borges: 

El progre odia el capitalismo, pero ama el dinero. Persigue la guita hasta la extenuación y se niega a reconocerlo también hasta la extenuación. Y si se lo haces notar te llamará cerdo capitalista, facha, etcétera hasta la extenuación. Lo reconoció el mismísimo Víctor Manuel: “Yo soy comunista, no gilipollas”.

Por lo demás, se les nota un montón la influencia del Vaticano II. Es decir, de la Iglesia de toda la vida, la misma que le dio la espalda al general Franco, el que les salvó del exterminio, al final de una vida entregada a España.

III. Los “Antifas”.

Se llama Mark Bray. Este niñato, profesor universitario, claro, sin pegar un palo al agua en su vida, es el teórico del movimiento “antifa”. Como el mismo nos dice en su truño de libro, “Antifa no es un grupo unitario, como ha afirmado Trump”, sino que se trata de un “tipo de política” que se estructura a través de distintos círculos “autónomos y descentralizados”, de los que existe un número indefinido no solo en Estados Unidos y Europa, sino también en otras partes del mundo. “Pero muchos de los que participan en las manifestaciones no pertenecen a ningún movimiento ni ningún partido”. Mirad el ejemplo de nuestros “gordos antifas”.

Esta gente, está obviamente pagada: En las últimas semanas, luego de que el grupo terrorista Antifa finalmente fuera expuesto ante la sociedad, han sido descubiertas sus conexiones con importantes funcionarios del Partido Demócrata y sus relaciones financieras con grandes e importantes empresas de Silicon Valley. Además, sus métodos de reclutamiento y de combate fueron expuestos, dejando en evidencia también sus asociaciones con otras organizaciones terroristas domésticas de carácter anarquista y de ultra-izquierda.

Para nuestra sorpresa, muchas de las campañas de recolección de fondos de Black Lives Matter explícitamente especifican que los mismos serán destinados a subsidiarias de Antifa. El Partido Comunista Chino se ha asociado a Black Lives Matter (BLM). La organización fundada por Alicia Garza, junto a Patrisse Cullors y Opal Tometi, no deja de hacer caja con sus diferentes filiales a las que se adhiere ahora una asociación china americana conectada con el Partido Comunista Chino (PCCh). No es de extrañar, dado que las jefas de BLM son aliadas de Nicolas Maduro y, como indicó Cullors, saben muy bien lo que hacen “porque son marxistas entrenadas”. En el vasto imperio que Garza está consolidando coexisten diferentes empresas que reciben millonarias donaciones públicas y privadas. Una de estas ramificaciones es la de Black Futures Lab. En la misma página web, en el botón de donaciones, se solicita que envíe su aportación económica a la Asociación Progresista China (CPA) y aclaran, para los que se queden extrañados, que “Black Futures Lab es un proyecto patrocinado fiscalmente por la Asociación Progresista China”.

¿Y qué hacen estos chinos patrocinando una extensión del Black Lives Matter que busca “transformar a las comunidades negras en distritos electorales para cambiar la forma en que opera el poder, a nivel local, estatal y nacional”? Esta “línea empresarial” de Black Lives Matter, desea alcanzar un censo electoral conformado solo por personas negras y además impulsar funcionarios y representantes en las instituciones que sean negros. Y, camaradas,  la influencia que ha tenido la “inscripción preelectoral”, “fraude en el voto por correo” y manipulación del recuento digital,  de los “black” para el podrido triunfo electoral del abuelete Biden y Kamala, la Mala.

En fin, camaradas, que la conspiración mundial, con algunos “nuevos invitados” a la merendola de la dominación,

Esto es lo que se ha dado en llamar el “Gran Reseteo”. Pero esto va a ir para la semana que viene, en el segundo capítulo de “CONOCE A TU ENEMIGO  (2): el Gran Reseteo”.

Continuará…

Vuestro Otto.