Categorías
Artículos

Conoce a tu enemigo (3): Los catoli-rojos

Amici, camerati, salute:

La Historia, maestra de la vida, nos enseña que las paradojas fluyentes, como nos enseñó Heráclito de Éfeso,

Y si hay una “Institución”, heredera en sede, lengua, tradición y ánimo de persistencia más allá de los siglos, esta es Roma.

Primero, fue la Roma del Imperio:

Luego, la Roma de Carlomagno, del Sacro Imperio Romano Germánico:

La Roma del Renacimiento, la del Papa-guerrero, Julio II, Giuliano della Rovere, que igual fomentaba las artes -Miguel Ángel-, que pegaba un espadazo y le cortaba la cabeza a un turco o a un hereje. “El tormento y el éxtasis”:

Incluso, la Roma del Concilio de Trento:

Y ahí estaban los Tercios españoles con su bandera de combate, con las aspas de San Andrés para defender a Roma:

Y en los siglos XIX y XX con el tradicionalismo:

Con esto empezó todo: el Concilio Vaticano II

El caso es que, en pocos años, por razones que algunos achacan a las conspiraciones de los Iluminatti al más acendrado camaleonismo jesuítico, nos encontramos ante una coyuntura mundial donde la Iglesia Católica se convierte en enemiga de su propia tradición y amiga de toda la ideología universalista-globalista contraria a la identidad de las Naciones y de las Patrias, olvidando a quienes fueron los salvadores de sus vidas y doctrinas, de la misma cristiandad:

Y esto lo llevaron, aquí, en España, por no ir más lejos, los famosos “curas de la ETA” y los no menos famosos de los “curas obreros” y toda su presecuencia y subsecuencia de personajillos de la “Hoac”, “JaC”, “juniors”

y otros traidores de sotanilla actualizada con signos de la herejía protestante, como el conocido “alzacuellos” y moda “clergyman”, con el aditamento del “arcoíris” LGTBI: Fijaos en la carita de felicidad del ínclito Fuset y del insigne comunista de la HOAC, Ribonetti,, ¡¡¡ qué recuerdos de catecismo enseñados en el la penumbra de un confesionario nacionalista, eh noi!!!:

Lo resumen muy bien aquí: https://www.xn--elespaoldigital-3qb.com/la-iglesia-contra-franco/?reload=352579

 “La Silla de Pedro está de alguna manera tomada por los demoledores de una forma clara desde Roncalli -Juan XXIII- y Montini Pablo VI- era el traidor prototipo de infiltrado degenerado querido por Satanás para destrozar la Iglesia por dentro. Evidentemente España con Franco a la cabeza era su objetivo número 1.
Aquí en España promocionó toda la escoria de enemigos de la Iglesia como Tarancón o Setién (reconocida hiena terrorista).

El féretro de Montini no llevaba ninguna Cruz ni señal identificativa como cristiano. Decir, además, que Montini fue el que permitió el uso de vestir de paisano en detrimento de la sotana de los sacerdotes (por mencionar algo en el aspecto externo)..
Recientemente fue canonizado por otro de los suyos el satánico Bergoglio.-el papa Francisco-
En resumen, un buen ejemplo de una buena realización del Masterplan de demolición de la Santa Madre Iglesia.”

Mirad, qué contentos están con regalitos comunistas y sacrílegos. No se cortan ni un pelo estos “jesuitas”, tan amigos de mantener al pueblo de Dios sometidos al palo de la policía política -qué gran policía política la Inquisición- y con un empobrecimiento que haga a los “fieles” siempre dependientes de la Iglesia, convertida o apoyando a los en “Estados bolivarianos”.

Está claro que cualquier renacimiento de la Patria va unido a la separación de la Iglesia y el Estado, a la absoluta equiparación para sostener las cargas del Estado, -los impuestos- y solo el apoyo en mantener las tradiciones culturales de los españoles, que no significa que la jerarquía domine, impulse o fomente cualquier actividad “bajo el paraguas de la Iglesia”. Y eso va aquí y ahora referido a la “ideología de género”:

O a la destrucción de nuestra Patria mientras se canta el “Virolai”, que es la canción de los separatistas montserratins:

Le dijo el caudillo Franco a su ministro de Gobernación, Camilo Alonso Vega, en la foto, a la derecha de Franco. Con el orden público, también:

“Camilo, no te comas a los curas, que la carne de cura indigesta”. Era el año 1969, cuando la revuelta de una parte del clero, inducidas por el Concilio Vaticano II, consiguió un trato de favor la prisiónconcordataria de Zamora, una prisión para sacerdotes, reclusos la mayoría por negarse a pagar las multas que cosechaban con sus homilías dominicales y por colaboración con ETA. Vamos, un pre-Lledoners, para presos “top luxury”.

Pues bien, camaradas, en el futuro tal vez se reproduzca la sempiterna lucha entre el Estado, personificación de la Nación, es decir, Roma, contra la roma, el sentido banal, sin filo, ni sentido histórico de la Roma catolicarra y fomentadora del globalismo del siglo XXI, como bien decían los falangistas del 36, de ahora -perdón por el juego de palabras-: “la roma Roma”.

Ya nos lo advertía Ramiro hace 90 años:

Por consiguiente, camaradas, salvar la religión cristiana verdadera, la de la Tradición, es lo mismo que salvar a España. Porque España es Tradición.

Y como dijo José Antonio:

Pues pornuestro destino como Nación, que indisoluble con el propio, amigos, camaradas, como en 1939…

Vuestro Otto.